domingo, 4 de abril de 2021

Proceso de escritura III: conectar con la historia

 Me pasa que cuando tenía una historia en mi mente, una trama que daba vueltas de un lado a otro dentro de mi cabeza, entonces pasa el tiempo y desaparece. Desaparece la conexión que nos unía, tanto que tengo que buscarla de nuevo y lo que hago no es otra cosa que volver a leer lo escrito, entonces conecto, pero no tanto. Tardo en buscar el hilo, estoy escribiendo una historia que no me pone los pelos de punta, pero me pone nerviosa. Qué hago, qué digo, cómo empiezo. Tengo la trama, ahora solo me queda darle forma. ¿Estoy cerca? No lo sé, primero tengo que conectarme de nuevo. 

jueves, 25 de febrero de 2021

Proceso de escritura: II

Esta semana ha sido algo intensa, no he sacado tiempo para escribir o no he querido, sigo procrastinando en el proceso, no sé por qué. Y es que mi mente sigue diciendo que tengo que hacerlo si quiero y sí quiero, pero me cuesta. 

Oí en un vídeo de youtube hace unas semanas el hecho de que para tener constancia hay que seguir trabajando incluso los días que nos sintamos tristes, machacados, cansados, porque esos días incluso valen más que el resto, son los que marcan la diferencia, porque sabes que a pesar de todo, sacaste fuerzas para hacerlo. 

Ha sido una semana intensa, pero no mala, he sabido mirar al pasado y tomar decisiones, con ayuda de  quienes quiero. También he dejado de leer, me he puesto después de nuevo a ello. He recibido unas buenas noticias, y todavía me quedan algunas pendientes por hacer y tomar. 

Siento que el tiempo va muy rápido y yo no escribo, tengo que escribir, tengo que sacar tiempo para hacerlo o más bien, menos miedo al hacerlo. Estoy harta de tener miedo al fracaso, cuando no hacerlo, ya me condena a él. Ya vale de tanta tontería, quiero fallar y decir ¿qué narices hice?, antes que mirar hacía atrás y entristecerme por lo que nunca me atreví a transmitir al papel. Quiero contar historias, historias que merecen ser contadas, yo creo que merecen al menos ser escritas, aunque luego sea yo la única que las lea. 

Estoy harta de no aprovechar mi tiempo libre, quiero aprovecharlo, quiero dejarme de tonterías. A ver si me pongo ya a ello. 

Y una frase que me dijo hoy mi terapeuta que me gustó mucho fue: “Que te hayas fallado muchas veces en el pasado, no aumenta la probabilidad de que ahora tengas que fallar”. Necesitaba oírlo. Me ha gustado. 



domingo, 7 de febrero de 2021

Proceso de escritura: I

No sé si me gusta escribir, lo dudo, porque me cuesta ponerme, me cuesta sacar las historias de mi cabeza y darles fuerza y sentido a través de la palabra. Porque me cuesta, entonces pues no sé si me gusta, si realmente disfruto haciéndolo. Es algo como que tengo que presionarme incluso para sacarlo adelante, para ponerme hacerlo. Ya hablábamos ayer del miedo a decir en voz alta que me gusta escribir, porque no lo sé ni yo y tampoco es que yo escriba mucho, más bien pienso y lo que pienso va al papel, o es así como me gustaría. 

Me estoy forzando porque también me da miedo no ser suficientemente buena para esto, el tener que empujarme tanto a escribir y luego que el resultado no se aceptado por el resto. Ese ha sido uno de los mayores temores que me ha impedido escribir desde que me hice más consciente de mí misma, cuando empece la adolescencia. Lo que me gusta decirme en este caso es lo siguiente: debes escribir por tu historia, por tus personajes, tienen derecho a ser escuchados por alguien, aunque sea por ti misma. Tienen derecho a dejar de estar ahí tirados en la esquina de tu cabeza con ansias de ser transmitidos al papel. 

A ver que tal, no voy muy rápido porque me cuesta, porque no sé si me gusta escribir, ¿podría sobrevivir sin ello? Lo he hecho hasta ahora con un gran remordimiento, que me ha comido por dentro y quizás es al que me enfrento ahora en terapia. Ya voy algo detrás de mis objetivos, sigo forzándome. 

Tengo orgullo por la persona que se puso a escribir ayer, a pesar de estar tanto tiempo procrastinando.