martes, 30 de junio de 2015

Reseña: "Rebeldes" de Susan E. Hinton

Título: Rebeldes
Título original: The Outsiders
Autora: Susan E. Hinton
Editorial: Alfaguara
Nº de páginas: 192 páginas
Precio: 9'41€
Sinopsis:
Nadie dijo que la vida fuera fácil. Pero Ponyboy está bastante seguro de que tiene las cosas controladas. Sabe que puede contar con sus hermanos, Darry y Sodapop. Y sabe que puede contar con sus amigos, amigos de verdad, que harían cualquier cosa por él, como Johnny y Two-Bit. Y en lo que respecta a los socs (una violenta banda de pijos rival de los greasers, como lo son él mismo y sus amigos) siempre están dispuestos a armar broncas. Pero una noche alguien lleva todo esto demasiado lejos y el mundo de Ponyboy da un vuelto inesperado... 



En fin, lo primero de todo es que os debía esta reseña desde hace más de un mes; pero hasta ahora no había tenido tiempo de hacerla. Este libro lo encontré ojeando las estanterías de mis hermanos y siguiendo la recomendación de una amiga, me animé a leerlo. 
Rebeldes es un libro juvenil al que no estamos acostumbrados, no estaba muy convencida de que me fuese a gustar, pues la historia trataba sobre peleas entre bandas de distintas clases sociales y no era la primera vez que leía o veía algo relacionado con este tema y no me gustaba. Aún así, la novela me sorprendió bastante, pues no fue nada parecido a como yo me lo esperaba. Lo que más me ha gustado de la historia es la forma en la que la autora describe a sus personajes, es narrada por Ponyboy, el protagonista, quien habla de todo lo que le ha ido pasando hasta ahora, sobre todo destaca mucho la banda de los greasers, a la que él pertenece y que considera su familia. He conectado con casi todos los personajes de la historia, pero sobre todo con Johnny, Sodapop y Dally, personajes indispensables en esta historia.

Johnny era un buen luchador y podía hacérselo fenómeno, pero era sensible , y esa no es una buena manera de ser cuando se es un greaser.

Nos narra la historia de como él (Ponyboy) y Johnny se ven obligados a abandonar su ciudad despues de un incidente y de como se desenvuelven las cosas a partir de ese momento. La trama avanza muy rapidamente, punto a favor, aunque me pareció que el final fue muy atropellado. Creo que esperaba mucho más del desenlace y se me hizo muy corto, la autora debería de haberle dedicado más tiempo en contarlo.
Nos demuestra muchos valores que a día de hoy a los jóvenes como yo necesitamos aprender, y que no debemos juzgar a una persona por su origen o su clase.

Quizá los distintos mundos en los que vivíamos no fueran tan distintos. Veíamos los mismos atardeceres.

Puntuación: 4.5/5 margaritas.


Una curiosidad es que hay una película del libro y que yo tengo muchas ganas de ver, es algo antigua y está dirigida por Francis Ford Coppola, además está considerada una película de culto de la década de los 80.
Trailer:

viernes, 5 de junio de 2015

Hablemos un rato

Hola a todos. Hoy os traigo una nueva entrada, y se supone que debería estar contenta, pero hoy no es mi mejor día.Últimamente no tengo casi apenas tiempo y os debo mis crónicas sobre mi viaje a Francia, pero la verdad es que quiero que sea una entrada especial y no quiero hacerla a prisa y corriendo. Es que se me pasa el tiempo volando y quizás ese es mi problema, eso antes no me pasaba y me daba tiempo a vivir los momentos; pero últimamente no, desde luego que no. Este año ha sido uno de los cursos más cortos de mi vida y eso deberia ser algo bueno; pero no, no me ha dado tiempo a darme cuenta de como cambiaban las cosas y así ha sido. Muchas cosas han cambiado, personas que antes no estaban conmigo, ahora lo están y viceversa, opiniones que antes tenía sobre mi futuro o sobre mí han cambiado y no me decido entre mi yo del pasado o la del presente y así constantemente, cambios y cambios y yo sin darme cuenta: Lola solo se dedicaba a contar los días de la semana para llegar al fin de semana y poder sentirse tranquila. En este año tenía muchos retos y no he llegado a conseguir ni uno solo; pero lo bueno es que he descubierto muchas cosas nuevas y he logrado ciertos retos que me he propuesto a lo largo del curso. Pero el año que viene será muy diferente y quizás es eso lo que me da miedo, me dan miedo los cambios y es algo que me fastidia, pues siempre he creído que los cambios son necesarios para evolucionar; pero esta vez es diferente, este año me toca despedirme de personas importantes en mi vida, esos amigos a los que les dices : "seguiremos quedando ¿no?"; pero luego nunca se cumple.
El año que viene va a estar lleno de cambios, lo primero será elegir lo que quiero estudiar, algo que antes no me resultaba difícil, pero a día de hoy, esto supone un gran reto, no sé a lo que quiero dedicarme durante mi vida, porque realmente no sé exactamente lo que me gusta o lo que me se me da realmente bien. Además el año que viene va a ser mi último año de la ESO y siento que todo se me pasa demasiado rápido, pues si hace dos días yo estaba en 2º. No sé, creo que todo supone un reto, quizás terminar la secundaria tampoco es tan malo, me hace madurar y evolucionar como persona y aceptar un nuevo reto que en ese caso será el Bachillerato.
Y así termino esta entrada, me he quedado tranquila al desahogarme, pues es algo que necesitaba desde hace mucho tiempo. Espero que me comprendáis y si pasáis o habéis pasado por una situación igual: que se os haya echado el tiempo encima, dejádmelo en los comentarios y lo leeré encantada.