sábado, 2 de enero de 2016

Algo de cine: Una pastelería en Tokio y Todos los chicos de mi vida

Antes de nada ¡Feliz año a todos! Espero que este 2016 seáis más felices que nunca y que consigáis cumplir todos vuestros sueños.
Sé que llevo meses sin publicar; pero las razones son bastantes externas al blog. Tampoco es que haya leído mucho casi nada y no he podido cumplir mi reto del año pasado de leer 40 libros. Pero no pasa nada, porque ya empieza un nuevo año con ganas y con muchas oportunidades y esperanzas.
Hoy os traigo un resumen de dos películas que he visto estos días y que me han parecido geniales. Una de ellas ya la había visto, pero tenía la necesidad de enseñaros ambas, porque las considero muy recomendables.
Una pastelería en Tokio (2015)

Esta película cuenta la historia de un hombre llamado Sentaro que dirige una pequeña pastelería donde sirven dorayakis, unos pasteles dulces rellenos de frijol rojo. Un día una anciana llamada Tokue se ofrece a ayudarle y él accede a regañadientes, pero pronto Sentaro descubre que Tokue es una persona especial y que tiene unas manos capaces de hacer milagros.
La verdad es que prefiero no contaros más sobre la película, creo que es mejor que la veáis sin saber mucho y sin ninguna expectativa, como fui yo. Antes de verla sentía que iba a ser el típico drama ñoño de siempre, pero la película es tan bonita y tan fascinante que me dejo sin palabras. No sé si los causantes de que me gustase tanto fueron los diálogos o la gran calidad de imagen, pero me parecía una auténtica obra de arte. Cada personaje, cada sonido, cada imagen, cada fragmento... en serio, todo era genial.

Todo el mundo tiene una historia que contar, 
hasta el sol y el viento.

Una curiosidad es que decidí verla en versión original con subtítulos y no sé que me ha pasado, pero tengo muchísimas ganas de aprender japonés este año y ser capaz de leer un poema entero en japonés.


Todos los chicos de mi vida (2001)

 Narra la vida de Bev, una chica inteligente y aplicada, que sueña con ser escritora y vivir en Nueva York. De un momento a otro, su vida cambia cuando conoce en una fiesta a Ray y queda embarazada de él. De repente todos sus sueños y expectativas se derrumban y tiene que encargarse de cuidar a su hijo, pero Bev tiene todavía esperanzas de poder encauzar su vida. 
Esta película es genial de principio a fin, cuando empece a verla ya sabía que me iba a gustar y no estaba equivocada. Hay ciertos momentos en los que te mueres de risa y otros en los que la tristeza te invade por dentro. Lo que más me gusta sin duda es el carácter Bev, sus ganas de conseguir sus sueños y de no rendirse después de todo es la clara definición de fuerza. 
Vivo enamorada del final, porque la familia es capaz de perdonarlo todo y siempre serán capaces de apoyarte incondicionalmente.

Aw *_*

5 comentarios:

  1. Todos los dias de mi vida la vi y me pareció bonita, y la otra me la apunto porque me llama la atención :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas son auténticas obras cinematográficas:)

      Eliminar
  2. Me las apunto, iré a la biblio a ver si las encuentro por algún lado... Gracias por las recomendaciones. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son geniales, espero que las disfrutes. Gracias a ti por comentar, Alicia.

      Eliminar
  3. ¡Buenas! Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí :)
    Me apunto las dos, en especial Todos los chicos de mi vida. Te invito a pasarte por mi blog, un beso :)

    ResponderEliminar