miércoles, 20 de enero de 2016

Viajar

Viajar es una acción que define mi vida. Siempre he creído que hasta viajar a por unos tomates a la tienda de al lado, pudiera convertirse en un viaje lleno de aventuras. He tenido la suerte de viajar hasta ahora a muchos lugares geniales, tanto fuera como dentro de España, pero sigo creyendo que cada acto que hacemos es viajar hacía un futuro próximo.
Viajar es conocer culturas, tradiciones, admirar paisajes, colores, arte, museos, ríos, mares, personas nuevas, quien sabe. Viajar es conocer o al menos acercarnos a otros lugares diferentes de lo típico o fácil de nuestra vida, salir de nuestra zona de confort (Minnie Peacock) Otra de las cosas que amo de viajar es la sensación de volver a casa y recordar todos esos nuevos recuerdos que hemos creado. Uno de los mejores viajes es hacía al pasado, pues nos hace darnos cuenta de todo lo que hemos vivido en tan solo unos días o unas horas.
Amo viajar en tren o en avión tranquilamente viendo como avanza el paisaje poco a poco. Odio viajar en coche, porque me mareo y me aburre ver solo carretera, además llamarme rara; pero nada más entrar a un coche o a un garaje me entran ganas de vomitar.
 En fin, viajar es una afición que todos podemos practicar, porque aunque no te vayas a la otra punta del mundo, puedes viajar hacía el pueblo que tengas al lado o hacía la parte más alejada de tu ciudad. Solo te quitará tiempo, algo muy valioso, pero te prometo que no lo irás a desperdiciar.
Ahora os voy a decir lugares a los que he viajado y no me importaría volver, un viaje al pasado; pero con objetivos hacía el futuro.

  • Córdoba. Una ciudad sencilla y serena que posee un valor muy especial para mí. Un segundo hogar. El acento dulce andaluz que me conoce de toda la vida o quiere hacerlo. Es un lugar con mucho valor histórico, cada vez que caminas siempre hay algo por lo que sentirse orgullosa y parase a observar. 

  • Galicia. No es en cuestión una de mis regiones favoritas; pero los pequeños pueblos de Galicia me parecen preciosos, llenos de grandes paisajes y bosques y esos amaneceres en la playa. En resumen, un lugar de película. 

  • Arezzo. Ciudad italiana llena de magia y originalidad. Iba caminando por las calles y siempre algo me sorprendía, sobre todo esas pequeñas muestras de arte urbano. La comida carísima; pero una de las mejores que he probado. En esta ciudad rodaron Lo que el viento se llevó.

  • Venecia. Sin palabras: el mar que nos rodeaba, la isla de Murano, la pizza, el italiano, las góndolas...Una vez pasé por delante de una tienda donde se estaban probando trajes antiguos para el Carnaval, me lleve una máscara de un gato como recuerdo de uno de mis mejores viajes.










1 comentario:

  1. Menuda tanda de comentarios que llevo, lo sé.

    Viajar no es necesariamente irse a otro país o región, sino desplazarse y escoger caminos distintos. ¡La de cosas que se pueden descubrir por cambiar de ruta!

    Córdoba es preciosísisisima. Es una de las ciudades más bellas que he visto. Me encantaría vivir allí, pero no tengo muy buenos recuerdos del calor (se vuelve una ciudad fantasma durante el mediodía). Además, el acento cordobés me parece muy bonito, pero me costó muchísimo entender a la recepcionista. Increíble. xD

    ResponderEliminar